17 enero 2006

Vuelta a las andadas

Ya lo tengo. Lo perdí hace muchos años y no me preocupé de recuperarlo hasta ahora. Vuelve a mí esa afición que me abandonó. Al principio me dió igual, tenía cierta nostalgia pero tenía cosas mejores que hacer. Esa nostalgia fue desapareciendo a medida que se incrementaba la necesidad de volver a ser el tipo que algún día fuí. Sí señor, vuelvo a poseer mi "Carnet de las pistas", también conocido como "Carnet deportivo del patronato" y su principal función es garantizarme el acceso a las instalaciones deportivas de mi ciudad.

Esta semana estoy achuchado de tiempo, por lo que comenté ayer, así que sólo echaré un partido de pádel el jueves y otro el sábado. La semana que viene comenzará mi entrenamiento en serio. Todos los sábados pádel. Los domingos tenis. Algún día entre semana se intentará echar otro pádel. Las 3 tardes que me quedan libres entre semana volver a entrenar, a correr y al gimnasio destartalado municipal, que no tiene muchas máquinas pero sí las suficientes, a saber: press de banca, espalderas, barra de dominadas y un par de máquinas de esas de ajustarte el peso. Para qué mas, digo yo. Pueden parecer pocas, que en cualquier gimnasio serio tendría más opciones, además de un entrenador que me asesorase y tal... Nada, lo esencial está, no necesito a nadie que me meta caña y si me lesiono algo siempre puedo hacer otros ejercicios hasta que me recupere. Y por sólo 18 euros al año.

Dentro de un rato tengo que dar un curso a mis compañeros de trabajo, de algo que hace un mes yo no sabía y que es tan novedoso que casi nadie en el mundo sabe. Para que me entiendan, es una técnica nueva desarrollada por algún enfermo mental que consiste en hacer brazos de gitano rellenos de chorizo utilizando sólamente un lápiz, ni cuchillos ni cucharas ni nada que se le parezca. Además hay que hornearlo en lo más profundo de una torre de refrigeración de una central nuclear. Como véis el asunto es fascinante, a la par que inútil. No obstante, el cliente siempre tiene razón y además es el que paga, así que nada, todos a practicar con los lápices.

Pues eso, salchichas con queso. Elijan la vida.

2 comentarios:

jorlin dijo...

Es posible? Por fin han hecho efecto los anuncios de Nicotinin y similares? Pero hasta q no lo vea no lo creo, cuando pierdas la vergüenza te dejo mis mallas y te invito a mi gimnasio un día: Spa, piscina, monton de monitores y clases de Batuka. No se que más puedes pedir.
Besos.

Cuatro, tres, dos, uno... y arriba!

Súcubo dijo...

clases de batuka mmm
no me va, me quedo con el thai XD