02 febrero 2006

Test con respuestas de opción múltiple

Es frecuente encontrarse anuncios publicitarios en los que te recuerdan la posibilidad que tienes de "elegir". A priori puede parecer que te ofrecen una serie de opciones y tu eres libre de escoger la que más te interese. Normalmente nunca encuentras la opción "pasar" ni la de "ignorar", claro, son anuncios y están hechos para que compres algo que es lo que realmente interesa a los vendedores. Los de la radio te imponen algo, o te cuentan de forma coloquial (para que quede entre nosotros) lo bueno que es algún producto. Los de la tele te suelen mostrar escenas de la vida, amenizadas por el producto en cuestión. Los de la prensa o carteles publicitarios son los que más habitualmente se encuentran en el sub-conjunto de anuncios "elegibles".

El caso es que muchos están hechos de forma que intentan hacer que te sientas bien pensando que puedes elegir, que dispones de libertad total, que la civilización ha avanzado durante siglos para que ahora tú puedas hacer lo que te apetezca. Si eliges nuestro banco, que es mejor que los demás, tú serás feliz. Si eliges nuestra bebida carbonatada, que está más buena que las demás y es más saludable, serás más feliz. Si compras congelados y precocinados y los fríes, en vez de comer algo fresco y natural, serás la hostia de feliz. Las opciones pueden parecer ilimitadas, la explosión demográfica de las empresas de servicios ha provocado que ahora en vez de pensar en cómo ganarte la vida también tengas que pensar en cómo gastarte el salario con propiedad y, a poder ser, obteniendo la envidia y/o aprobación de los que te rodean.

Esto representa en bastantes personas un verdadero problema. Cuando sólo tenías que pensar en conseguir el pan de mañana la vida era más sencilla, trabajabas de sol a sol y el único ocio que tenías era tomarte unos chatos de vino, cuando podías. Ahora no, ahora la humanidad del primer mundo dispone de tiempo libre. ¿Qué hacer con el tiempo libre? Mucha gente no lo sabe. Hay quien se pasa las horas muertas tragando lo que le quieran contar por la televisión. Hay quien hace deporte. Hay quien no sale de un bar. Hay quien lo tiene más claro y hay quien no tiene ni idea de lo que puede hacer con su tiempo. Los que lo tienen claro no tienen problema. A los que no tienen expectativas ni inquietudes tampoco les supone un problema. Pero pobres los que se preocupan por ello, pobres, porque se pasan la vida preguntándose si hacen una cosa u otra, si lo que hacen está bien, teniendo remordimientos por lo que han hecho y sufriendo crisis nerviosas cuando tienen que tomar una decisión.

Lo malo del absolutismo es que no puedes elegir. Lo malo de la libertad es que tienes que pensar. Lo malo de pensar es que si no estás acostumbrado es doloroso y siempre te quedará la impresión de que te has equivocado. Lo malo de que te lo den pensado es que te sientes manipulado. ¿Está en el término medio la virtud? ¿Donde está el término medio?

--------------------------------

Hablando de elegir, gracias a todos por las sugerencias sobre la remodelación del blog. Tendré en cuenta todos los comentarios recibidos e intentaré hacer un diseño que deje contentos a todos. A ver si este finde le meto mano al photoshop y hacemos algo curioso.

2 comentarios:

Afrodita dijo...

Me ha gustado la frase esa de "Lo malo de la libertad es pensar. Y lo malo de pensar es que puede ser doloroso"... Q razón más grande!
Besos

Anónimo dijo...

Vaya Yorchus! Parece que has hecho una "amiguita"!