05 junio 2006

La ventana deslizante

La ventana deslizante es un concepto utilizado en redes de computadores pero que bien puede aplicarse a la vida real. De hecho es bastante utilizado por ciertos colectivos, aun desconociendo su verdadera naturaleza.

Como me figuro que no todos mis lectores han cursado ingenierías, me dedicaré a explicar este fenómeno sólo en su versión social.

El concepto de ventana deslizante se basa en tener una cola de espera en la cual los N primeros elementos pueden entrar en cualquier momento. Es decir, imaginaros que en la cola del autobús hay 100 personas, y que las 10 primeras pueden entrar en cualquier orden, utilizando el grito de "maricón el último". Esto se permite cuando el receptor no tiene especial interés en que entre alguna persona especial antes que otra. Entonces, la ventana es la cantidad de elementos que dejas entrar en cualquier orden, y es deslizante porque según van entrando (o les vas echando) vas dejando paso a otros que estaban más atrás en la cola.

Bien, hasta aquí la teoría, ahora la práctica. Elegimos un sujeto al azar. Supongamos que a Yorchus, en algún momento de su vida, le han gustado varias chicas a la vez. Yorchus es un indecente, un depravado y un guarro, pero está más salido que el pico de una mesa y le da igual 8 que 80. Además Yorchus no sabe lo que es el amor verdadero, y así le va, que muchos versos de Bécquer, muchos mimos y muchos polvos seguidos sin sacarla y luego resulta que no está enamorado. En fin, a lo que vamos, que a Yorchus le gustan 5 chicas y le da igual con cual liarse primero. Para mantener el anonimato de las susodichas pongamos que se llaman Shakira, María Sharapova, Nicole Vaidisova, Aurora Snow y Beatriz Rico, por ejemplo.

Como a Yorchus le da igual una que otra, y no está seguro de que le vaya a salir bien ninguna, elige quedar con todas por turnos. Así, Yorchus un día se va a cenar con Shakira y, en medio de la cena se encuentra a su exnovia, que se para un rato a fichar a la chica que acompaña a su exnovio. Al día siguiente Yorchus va a cenar con Nicole, a otro sitio, y se vuelve a encontrar a su exnovia, que empieza a mosquearse sin quitar ojo a la compañera. Al día siguiente, domingo ya, Yorchus queda para cenar algo con Aurora, y una vez más se vuelve a encontrar a su exnovia, que no puede reprimir la sorpresa.

Su exnovia, supongamos Carmen Elektra, le suelta un día que hay que ver como se lo monta, a lo que Yorchus responde que un día llegó a comer con una, tomar el café con otra y cenar con una tercera.

Yorchus sabe que no está perdiendo el tiempo. Imagínense que sólo quedase con Sharapova y que al final le da calabazas, como efectívamente sucedió. En ese caso Yorchus habría perdido el tiempo y se habría abandonado a la autocomplacencia hasta que hubiese salido del pozo de la depresión. Pero no, gracias a la ventana deslizante, antes de que Sharapova le diese calabazas consiguió liarse con Shakira y con Aurora. Así entraron en la ventana otras tres chicas, supliendo las tres bajas ocasionadas.

Hay que remarcar que nunca sabes cuando una chica que salió de tu ventana, ya sea de forma dramática o triunfal, volverá a ella. Normalmente las salidas dramáticas no suelen volver, pero las triunfales puede que vuelvan a entrar en la ventana una y otra vez.

------

Continúa en La teoría de Nowitzki.

3 comentarios:

toxcatl dijo...

Si ahora va a resultar que estas hecho un playboy!!!
Bueno, si ya tienes ayuda con tu proyessto, no hace falta que te la preste yo ;-P

Anónimo dijo...

cuando mas suba el susodicho, mas grande va a ser la hostia, y mayor la decepcion, pero posiblemente a cierta edad no este mal vivir el momento

Camilo dijo...

Pero esto Overbooking, no?