01 junio 2006

Cuaderno de bitácora

Querido cuaderno de bitácora:

Estos últimos días el tiempo no ha sido muy apacible. Los fuertes vientos procedentes de la mancha han estorbado la disposición de mi peinado, aunque cierto es que han impulsado la nave en mi camino. La "bala gris" ha ahorrado combustible con ello, y en parte porque rellené de gas las ruedas, que andaban un tanto flojas después de dos años de desidia por parte del capitán, es decir, de mi.

A la hora del rancho el comedor se encuentra últimamente medio vacío. El bullicio característico de dicho momento del día se empieza a echar de menos. Una vez concluida la investigación al respecto se ha determinado que la mayor parte de los ausentes han emigrado a otro comedor, más lejano y más exótico. Desconozco el alcance del cambio, aunque imagino que las razones son las habituales en el mundo en el que vivimos: la emoción de las novedades. Y es que ya lo dijo aquel que cantaba con tan mala voz: embriaga más el camino que el suave vino del hogar.

Han llegado órdenes del almirante. Nos aconseja efusivamente que nos pongamos a trabajar en el proyecto académico y que dejemos de perder el tiempo en banalidades. Los hombres están de acuerdo, pero a la hora de la verdad, cuando termina la jornada laboral, pocos son los que aparecen dispuestos a cumplir la orden.

De la cofa tampoco bajan buenas noticias. El calor acechante y los compromisos ineludibles son icebergs en nuestra navegación por esta procelosa mar de elementos hostiles. El vigía está empezando a perder la esperanza, y con ello está contagiando a la tripulación. Es deber del capitán cortar el descenso de moral cuanto antes si no quiere que la situación se le vaya de las manos y se acaben amotinando. Un motín no conviene. No ahora, no cuando estamos tan cerca de alcanzar nuestra ciudad invisible.

3 comentarios:

toxcatl dijo...

pero chico ¿que te pasa?
¿tan mal vas con el proyecto??
si es que el buen tiempo es mala cosa para encerrarse en casa o donde toque y hacer cosillas por muy urgentes que sean...
yo soy de letras, de poca o ninguna ayuda te serviria, si no si que me ofrecia a echarte una mano...

Yorchus dijo...

Ejem... pues oye, tengo que escribir un libro de unas 250 páginas, donde explico el proyecto y tal...

¿Si te doy el índice y los gráficos me lo rellenas? ;)

Es broma. A ver si este finde le echo 20 horas y termino la parte técnica y escribo 20 o 30 páginas. Porque entre semana no hay huevos a ponerse...

Gracias por los ánimos

toxcatl dijo...

250 páginas???
pero eso que es??
¿el codigo da vinci??
;-P