11 agosto 2006

Levítico

Durante las últimas semanas puede que haya dado la impresión de ser algo antisemita, por algún que otro comentario al respecto de Israel. Quiero aclarar que no le tengo especial asco al judaísmo, es decir, no más que al cristianismo o al Islam. Lo que quiero transmitir es que creo firmemente que el mundo sería mejor sin aquellos que arrasan con la vida de las personas.

Estoy seguro que tiene que haber judíos majos, al igual que tiene que haber americanos majos. De hecho seguro que hay hasta judíos americanos majos. Es una lástima que la gente maja no llegue a dirigir países.

De hecho tengo que reconocer que el judaísmo me hace pasar buenos ratos, por su libro santo. De pequeño me hacían leer el libro santo del cristianismo, que es el nuevo testamento. El Corán no me lo he leído, por lo tanto del Islam no puedo opinar.

El libro santo del judaísmo es el Tanaj, que es el antiguo testamento de la biblia cristiana quitando los libros Deuterocanónicos. El Tanaj consta de tres partes, llamadas Torá, que es la ley; Nevi'im, que son las profecías; y Ketuvim, que son los escritos.

De vez en cuando cojo el antiguo testamento y me echo unas risas. Entre que Noé vivió 950 años, que el mundo se creó hace 5766 años con el menage a trois de Adán, Lilith y Eva, y que sacrificaban miles de carneros y ovejas cada semana, se me antoja la novela de humor negro y ciencia ficción por excelencia.

Lo que es una lástima es que haya tanta gente que se lo tome en serio. Para muestra les adjunto unos cuantos versículos de uno de mis libros preferidos, el Levítico, que pertenece a la Torá (ley):

Capítulo 12: (sobre el parir)
12:2 Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer cuando conciba y dé a luz varón, será inmunda siete días; conforme a los días de su menstruación será inmunda.
12:3 Y al octavo día se circuncidará al niño.
12:4 Mas ella permanecerá treinta y tres días purificándose de su sangre; ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta cuando sean cumplidos los días de su purificación.
12:5 Y si diere a luz hija, será inmunda dos semanas, conforme a su separación, y sesenta y seis días estará purificándose de su sangre.

Capítulo 15: (sobre la menstruación)
15:18 Y cuando un hombre yaciere con una mujer y tuviere emisión de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la noche.
15:19 Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche.
15:20 Todo aquello sobre que ella se acostare mientras estuviere separada, será inmundo; también todo aquello sobre que se sentare será inmundo.
15:21 Y cualquiera que tocare su cama, lavará sus vestidos, y después de lavarse con agua, será inmundo hasta la noche.
15:22 También cualquiera que tocare cualquier mueble sobre que ella se hubiere sentado, lavará sus vestidos; se lavará luego a sí mismo con agua, y será inmundo hasta la noche.
15:23 Y lo que estuviere sobre la cama, o sobre la silla en que ella se hubiere sentado, el que lo tocare será inmundo hasta la noche.
15:24 Si alguno durmiere con ella, y su menstruo fuere sobre él, será inmundo por siete días; y toda cama sobre que durmiere, será inmunda.
15:25 Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos días fuera del tiempo de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre más de su costumbre, todo el tiempo de su flujo será inmunda como en los días de su costumbre.
15:26 Toda cama en que durmiere todo el tiempo de su flujo, le será como la cama de su costumbre; y todo mueble sobre que se sentare, será inmundo, como la impureza de su costumbre.
15:27 Cualquiera que tocare esas cosas será inmundo; y lavará sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será inmundo hasta la noche.
15:28 Y cuando fuere libre de su flujo, contará siete días, y después será limpia.

Capítulo 18: (sobre prácticas sexuales)
18:18 No tomarás mujer juntamente con su hermana, para hacerla su rival, descubriendo su desnudez delante de ella en su vida.
18:19 Y no llegarás a la mujer para descubrir su desnudez mientras esté en su impureza menstrual.
18:22 No te echarás con varón como con mujer; es abominación. Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él; es perversión.

Capítulo 20: (código penal)
20:11 Cualquiera que yaciere con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió; ambos han de ser muertos; su sangre será sobre ellos.
20:12 Si alguno durmiere con su nuera, ambos han de morir; cometieron grave perversión; su sangre será sobre ellos.
20:13 Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.
20:14 El que tomare mujer y a la madre de ella, comete vileza; quemarán con fuego a él y a ellas, para que no haya vileza entre vosotros.
20:15 Cualquiera que tuviere cópula con bestia, ha de ser muerto, y mataréis a la bestia.
20:16 Y si una mujer se llegare a algún animal para ayuntarse con él, a la mujer y al animal matarás; morirán indefectiblemente; su sangre será sobre ellos.
20:18 Cualquiera que durmiere con mujer menstruosa, y descubriere su desnudez, su fuente descubrió, y ella descubrió la fuente de su sangre; ambos serán cortados de entre su pueblo.

4 comentarios:

toxcatl dijo...

Hombre, eso es de hace miles de años... o mas.-
Y yo creo que nunca se lo tomaron literal... ya sabes que las leyes son advertencias para que no hagamos cositas malas y luego las podemos hacer, siempre que no nos pillen... (eso me contaron a mi un dia en una vida anterior, vaya)Y si no, mira lo de Marbella ...

dojo dijo...

Hay que estar enfermo para escribir eso. Y más aún para practicarlo. Y yo diría que más de uno lo practica, no creo que todos lo tomen como meras advertencias.

Desde mi ignorancia lo único que puedo constatar es lo de "pelar el nabo" cuano se es bebé. Y desde mi ignorancia me parece un acto sádico e innecesario.

Cuando un animal distinto del hombre, en comportamiento anormal hace sufrir deliberadamente a sus crías, decimos que el animal está enfermo o desviado. Cuando dicho animal es un ser humano, se le llama costumbre?

Tengo un amigo judío, al cual tengo mucho aprecio. Él, como muchos otros, no es un fanático.

No me gusta el fanatismo, sea de la religión que sea. El fanatismo genera incomprensión y después, violencia.

Marga F. Rosende dijo...

Me siento inmundaaaaaaaa....
Claro que hay judíos estupendísimos y americanos maravillosos, pero como bien dices, no son esos los que gobiernan.
Un besote inmundo

Marga F. Rosende dijo...

Yorchus, vale que le post era largo, pero ya toca otro nene.
Besos turulatos