16 octubre 2006

Reencuentros

Llevaba más de un mes sin salir con ella. Por las noches, cuando me iba a la cama, la oía susurrar mi nombre. Así que este finde decidí darla el capricho.

Disfrutamos mucho. Fue una experiencia muy satisfactoria, y muy sudorosa. Bueno, el que sudé fuí yo, y es que ella siempre se deja llevar y me deja todo el trabajo. En esta ocasión probamos cosas nuevas y encontramos nuevos caminos de placer.

Qué bonitos y apasionados son los reencuentros. Como en otras ocasiones, en el momento más álgido la hice una foto.

Tengo que salir más con ella.

2 comentarios:

Ros dijo...

que os da la bici que os da la bici dios mío... qué estoy rodeaada!!!!

toxcatl dijo...

Ya sabia yo que estabas hablando de la bici... ¿que te da, jomío?