28 julio 2006

Vidas pasadas

Desde que escribí esto estoy acordándome de lo que era mi vida hace 3 o 4 años...

Junio, 2003, Centro comercial Nassica, Getafe, por la tarde.

Encontrábame yo en el cuarto de servidores, pegándome con un proceso multihebra redundante que controlaba todo el juego y que decidía morirse cuando el stress le acechaba. Fue mi último pastel en Visual C++.

Salí de aquel zulo sin aire acondicionado a ver si se me ocurría alguna idea feliz. En la recepción del chiringuito estaban todos los actores contratados por la empresa para animar el cotarro. Uno de dichos actores, me contaban mis compañeros, trabajó en "Médico de Familia". No le conocía porque ya hacía muchos años que yo no veía la tele.

El día anterior la empresa contratada para el sistema de luz y color había instalado todo el tema sonoro. Sin perder tiempo alguien había puesto música en el tocadiscos digital. Durante un microsegundo lo agradecí, pero después de escuchar lo que sonaba me arrepentí profundamente y desee que alguien me arrancase los tímpanos. Era algo así como un chaval con una guitarra. La deprimente letra estaba interpretada con una inimitable modulación de gallos gargantiles. La guitarra sonaba como el culo, la melodía era fácilmente superada por aquellos acompañamientos que tenía mi teclado Casio de juguete, y el timbre y los tonos harían aullar a los perros. Estaba claro que el intérprete se había metido en la música por entretenimiento y no por amor al arte. El compás de tres por cuatro era una quimera para aquel músico. Supuse que el demoníaco CD lo habría traído algún pintor o albañil.

Uno de mis compañeros estaba con los actores explicándoles la aplicación de venta de entradas y el funcionamiento de las consolas. Me acerqué y abrí la boca mientras con un dedo apuntaba a mi oreja:

[Yorchus] - "¿Quién ha puesto esta mierda?"

Todos me miraron con los ojos como platos. Mi compañero, que estaba al quite, introdujo un inciso en la situación:

[Krustian] - "Es él."

Y señaló al actor que trabajó con Emilio Aragón.

[Krustian] - "Es que es cantautor, y se ha grabado él mismo."

Todos seguían mirándome como si hubiesen visto a Elvis disfrazado de extraterrestre, a excepción del autor que miraba al suelo buscando algo que podría llamarse orgullo. Durante dos segundos me planteé si agachar la cabeza e irme. Al final me decidí:

[Yorchus] - "Pues macho, dedícate a otra cosa porque la música no es lo tuyo."

Cachis en la mar. Siempre olvido que lo políticamente correcto es mentir cuando la verdad es demasiado fea. Sus amigos le apoyaban en su aventura musical, nadie le había criticado mal su trabajo, y ahora de repente llega un gilipollas que se pasa la vida delante de un ordenador a decirle que lo que hace con tanto esfuerzo es una puta mierda.

Total, que saqué un cigarro mientras miraba desafiante a todos, lo encendí y me fuí paseando lentamente hacia la salida.

............

Unas cuantas horas después estaba con mi novia por aquel entonces. Le conté la historieta y ella opinó:

[P] - "A veces pienso que no tienes sentimientos."

No era la primera vez que oía eso.

[Yorchus] - "Pues yo creo que sí. Aquella música provocó un sentimiento en mí, de asco, pero un sentimiento al fin y al cabo."

[P] - "Los sentimientos no son así."

Tócate los cojones. Ahora resulta que los sentimientos sólo tienen que ver con el amor.

[Yorchus] - "Pues oye, quizá seas tú la que no tiene sentimientos, que te cruzas con paralíticos y pobres por la calle y no mueves ni una ceja."

[P] - "A veces pienso que no se porqué te aguanto."

[Yorchus] - "Porque te quiero. Tu me quieres, ¿no?"

Y tres semanas después me dejó. En mi descargo he de decir que no fue merced a aquella conversación, ya que por aquel entonces ya se estaba acostando con otro.

Y oye, después de tanto tiempo tengo claro que fue lo mejor que me podía pasar.

5 comentarios:

toxcatl dijo...

si te sirve de consuelo... yo habria hecho lo mismo, pero sin contarselo a la moza (en mi caso mozo).-

Marga F. Rosende dijo...

Que complicado y dificil es el tema de la sinceridad en la vida parejil....

Yorchus dijo...

Toxcatl: soy incapaz de mentir.

Marga: Sí, las mentiras piadosas son los cimientos de una relación basada en la desconfianza.

De todas formas parece que os lo habéis tomado como que quería contar lo de mi ruptura. Todo lo contrario, quería contar aquella anécdota que me pareció graciosa, y como guinda lo que pasó a continuación que hoy también lo veo muy gracioso.

Besos a ambas, pero por separado.

toxcatl dijo...

no, no, no yo no he entendido que quisieras contar lo de la ruptura; yo he entendido que querias contar lo del actor ese metido a cantante de medio pelo; y, de paso, que se lo comentaste a la que era tu novia entonces.

Que insisto, que yo al enfermero no se lo habria contado no por nada, si no por uqe se me parte de la risa cada vez que saco mi mal pico de paseo...

El Deivid dijo...

Yo te he captado, Yorchus. Lo de tu ruptura es un epílogo del hilo argumental.

El tema de la sinceridad es jodido pero necesario. Sólo se que en cuanto pronunciamos palabras, éstas ya nos han hecho su cautivo.