21 julio 2006

Relaciones sociales

Hay dos tipos de personas en el mundo. El primer tipo es de los que no conciben la existencia sin compañía, no soportan a esa amante inoportuna que se llama Soledad. Estos son los blancos. En el otro lado están los negros, que adolecen de sociopatía y rechazan cualquier sentimiento afectivo. En medio de estos dos grupos están los grises, como diría Fuckowski, que son la mayoría. Mucha gente me dice que yo soy negro, aunque yo me considero una cosa a mitad de camino entre el gris oscuro y el cinismo.

Primer ejemplo.

Corría el año 1996. Yorchus es invitado por un amigo a Oropesa del Mar. Allí conoce a más chicos, con los que comparte el día en la playa y la noche en los bares. Una de esas noches, en el bar...

[Yorchus] - "Ahora vengo."

[X] - "¿Donde vas?"

[Yorchus] - "A por una coca-cola."

[X] - "Te acompañamos."

Y lo dijo así, en plural. Y se volvió a decírselo a los demás. Ingenuamente pensé que ellos también querían pedir. Que equivocado estaba... Otro día me pasó algo parecido yendo al servicio.

[Yorchus] - "Oye, que de verdad no hace falta... No os preocupéis."

[X] - "No hombre, ¿cómo te ibamos a dejar sólo?"

Y el caso es que sigo pensando que lo decía en serio, que no había ninguna maldad en sus palabras. Todavía tengo pesadillas en las que voy a hacer un pis y hay alguien vigilando mis espaldas. Gracias a dios no he vuelto a ver a aquellas personas.

Segundo ejemplo.

Corría el año 1999. Yorchus y dos amigos se van con una tienda de campaña a un camping en Oliva. La primera noche le toca a suertes a Yorchus dormir en medio. A la mañana siguiente se levanta el primero y se pone a hacer un crucigrama. Cuando sus amigos se levantan Yorchus se enciende en ira.

[Yorchus] - "La última puta vez que duermo en medio de vosotros dos."

[X1] - "¿Qué ha pasado?"

[Yorchus] - "Joder. A los 40 segundos de meternos en los sacos, cuando todavía no había cerrado los ojos y estaba pensando en mis cosas, X2 ya estaba roncando."

Siempre he pensado que las personas que se duermen en tan poco tiempo tienen la cabeza hueca. Por cierto, X2 se casa el mes que viene y yo me enteré hace dos findes y de casualidad. Evidentemente no estoy invitado a la boda, y la verdad, lo agradezco.

[X1] - "Jajajaja."

[Yorchus] - "Dos minutos después, tú también."

[X1] - "¿Qué? Pero si yo no ronco."

[Yorchus] - "Mis cojones sí que no roncan. 3 minutos después, X2 me pone una mano en mi muslo izquierdo."

[X1] - "Jajajajajaja."

[Yorchus] - "Pues a mí no me hace ni puta gracia, porque 5 minutos después tú hiciste lo mismo en mi muslo derecho."

Ahí ya se acabaron las risas. A la hora de comer hicimos un par de latas de judías en una cacerola y comimos los tres en una mesa de menos de un metro cuadrado. Cuando terminamos habló X2.

[X2] - "Bueno, vamos a fregar."

Ese vamos me dió a entender que se refería a todos.

[Yorchus] - "Ejem... ¿Porqué no friega uno mientras los otros dos recogen esto?"

[X2] - "No, mejor vamos todos, que así es más divertido."

En aquel momento me planteé la conveniencia de seguir manteniendo aquella amistad. Me dió la impresión de que X2 no quería que alguien se tocase las pelotas, algo que me parecía difícil siendo tan pocos. Para no provocar un problema, cogí mi plato, mi vaso y mi tenedor y me fuí a fregarlos junto con mis compañeros. X2 hizo el esfuerzo de fregar además la cacerola, intentando dar la impresión de que se estaba dejando los cojones por los demás, que parecía que vivíamos a cuerpo de rey. A mitad de camino se dió cuenta de su extrema amabilidad y me pidió a mí que la aclarase, y a X1 que la secase.

Cuando regresamos, más de lo mismo.

[X2] - "Bueno, vamos a recoger esto."

Otra vez ese vamos. En una mesa en la que hay cuatro migas y tres servilletas, meter 3 personas mano me parecía un exceso. Nunca me ha gustado meter la mano en un sitio en el que ya hay otra, por eso nunca me he liado con una chica que ya estuviese liada con otro.

Ejemplo 3.

Otoño de 2004. Cuatro parejitas en una casa rural de un pueblo perdido de Cuenca. Ni recuerdo el nombre del sitio. Última noche, cenando. Se montó una discusión a 6 bandas escandalosa por el reparto de las tareas del hogar. Mi amigo y yo flipando. Los demás sacando trapos sucios como si de un programa de mierda rosa se tratase.

[X1] - "Yo hice esto y tú no hiciste lo otro."

[X2] - "¿Qué dices? Lo hiciste mal y yo hice tres veces lo tuyo."

Y así todo el rato, hasta que se nos hincharon las pelotas.

[Amigo de Yorchus] - "Oye, que si esto va a llegar a las manos, que a mí no me importa hacer la comida mañana."

[Yorchus] - "Ni a mí. Y yo friego hoy y mañana."

[Amigo de Yorchus] - "Sí, yo también."

Y se acabó la discusión.

.........

Como decía, la gente piensa que soy negro.

4 comentarios:

toxcatl dijo...

No sabia que viajar en pandillita era una actividad de alto riesgo...
voy a tener que replantearme mis vacaciones...

Anónimo dijo...

es bueno irse de vacaciones con tus amigos, asi sabras si realmente lo son, o si no los aguantas, (y te sorprenderas, seguro)

Marga F. Rosende dijo...

Odio cuando alguien pretende compartir baño conmigo, es algo muy español por lo que no paso.
Me he reído mucho con tu crónica de un negro o de un gris. A veces haces unos diálogos que tienen mucha fuerza en su brevedad. La gente tiene tendencia a meter muchas cosas innecesariasen los diálogos.
Me hizo pensar mucho lo que me pusiste en mi post respecto a saber las prioridades de la gente. Es probable que vuelva a dar la brasa con el tema.
Un beso, robinsoncito

konsumprodukt dijo...

enorme post!