25 julio 2006

Para que estoy luchando

Como si Matisyahu estuviese pensando en mi blog, hay una canción en su disco Youth que me viene como polla al culo, o anillo al dedo que dirían las personas más tradicionales. La canción se titula "What I'm fighting for" y reza algo así como:

What I'm fighting for is worth far more than silver and gold.
What I'm fighting for is a chance to unite the past,
With the brothers coming home at last
Fighting together for life


Después de mucho tiempo meditando creo haber detectado algunos de los objetivos de mi lucha. Básicamente se pueden resumir en no aceptar ningún principio preestablecido, cuestionarlo todo y seguir lo que me diga mi cabeza y no la de los demás. Hace tiempo ya que quemé mi disfraz de borrego. Excepcionalmente estoy de acuerdo con lo que dice alguien, y es que la mayoría de cosas que oigo se basan en refranes, dichos populares y creencias más que cuestionables.

Claro, mis familiares no me entienden... Noviembre, 2005, oficina de una constructora.

[Secretaria] - "Este es el contrato. Leelo mientras hago las fotocopias. Hay que firmarlo en todas las hojas."

Cuando estamos solos.

[Padre de Yorchus] - "Qué tranquilo estás. Estoy yo más nervioso que tú."

[Yorchus] - "Pero... si es sólo dinero. ¿Porqué me iba a preocupar? Si tuviese que dejar un riñón ya me pondría nervioso."

Y es que me compré un piso como el que va a comprar el pan. Tampoco quiero que parezca que vivo en la abundancia, hace ocho meses que no me gasto más de cuarenta euros al mes. Tenía más pasta cuando mi madre me daba la paga hace seis años. Y lo de la bici, esas van a ser mis vacaciones de este año y los que vienen.

......

Qué bonita la canción... What I'm fighting for is worth far more than silver and gold.

3 comentarios:

toxcatl dijo...

En ese aspecto, a mi me pasa lo msimo que a tí: los problemas de dinero, no son problemas pro que mas tarde o mas temprano siempre se sale de ellos.

Marga F. Rosende dijo...

Yo ultimamente constato la veracidad de la teoria de la abundancia. Ya lo decía la Bilbia, se le da al que ya tiene y al que nada tiene hasta eso se le quita. Le hacen ofertas de trabajo al que ya lo tiene, y el parado se muere de asco.Liga el que ya está casado, y el soltero se come los mocos.Yo ultimamente tampoco me agobio demasiado con los temas de pasta, he adquirido una confianza extraña.
Un beso

Anónimo dijo...

no fue tu madre?