07 marzo 2006

Adaptabilidad

El ser humano es un animal que se adapta al medio. De todas las especies animales y/o vegetales es el que mejor lo hace. Prueba de ello es que lo mismo sobrevive en el Sahara como en Groelandia, pasando por Alcalá-Meco. Dentro del medio podemos diferenciar el medio climático, el medio social y el medio agresivo, entre otros.

El caso es que me estoy adaptando a dos medios. Uno es el deportivo, en el cual estoy retomando aquella salud que dejé olvidada en una barra de bar hace 5 años. He conseguido subir el primer escalón, que consiste en ir 3 veces por semana a entrenar, empezar a tener hasta mono por ir (ayer estaba en el trabajo ansioso por ir a las pistas), y lo mejor de todo, no terminar cansado. Ayer me pegué una buena paliza (la más gorda en años) y llegué tan campante a casa y hoy estoy como nuevo.

El otro medio es el del trabajo. Entre la tarta corporativa y la de estudios no me queda apenas tiempo para nada. Como digo, me estoy adaptando, ya que empiezo a plantearme qué voy a hacer con mi vida cuando termine la carrera. Las posibles opciones son:

1- Dar clases particulares y sacarme una pasta. Como pros está que es mucho dinero por poco tiempo. Como contras está que después de 2 años de profesor mi paciencia se agotó.
2- Meterme de camarero de fin de semana y sacarme unos eurillos. Como pros está que es cómodo y no hay que pensar. Como contras está que trasnochas, que te pasas varias horas respirando tabaco (y yo ya soy deportista) y que tienes que aguantar a borrachos como lo era yo hasta hace poco.
3- Coger la bici que me voy a comprar y meterme 40 km diarios, y 100 los fines de semana. Como pros está que es muy saludable y que me pongo como un toro, y no gasto dinero. Como contras está que en invierno hace un frío que jode, que anochece antes, y que posiblemente tarde o temprano acabe pegándome una buena hostia.

El caso es que las opciones de ir al cine, jugar al ordenador, volver a salir de bares a diario, ver la tele, etc... no entran en la lista de cosas que hacer. Me parecen una forma de perder el tiempo que no va a ninguna parte. Si a alguien se le ocurren más opciones, y me quiere proponer algo, soy todo ojos.

Tengan a bien recibir besos y abrazos, ya sabéis lo que le toca a cada uno.

6 comentarios:

Afrodita dijo...

Y cuando acabes la carrera no entra la opción de buscarse un curro en el q ganes mucho y curres poco??? jajajaja
Besotes

Yorchus dijo...

Afrodita: Ya estoy currando, y la verdad es que no me quejo ni me puedo quejar. La idea es buscar un "quehacer" para los momentos de no trabajo.

konsumprodukt dijo...

Tiempo libre?
Siempre puede usted irse a las playas del norte e ir en busca del cargamento perdido del "Old Susan" amén de otras bizarras piezas que flotan en los mares. Más info:
http://www.beachcombers.org/RubberDuckies.html

http://www.alvarezperea.com/alberto/weblog/?p=541#more-541

saludos

Enfrenteboy dijo...

Propongo el punto de cruz, que tal cual estás colocado lo puedes hacer también en el curro cuando tengas tiempos muertos, jeje. Tú tranqui que yo no digo nada

Anónimo dijo...

Yo tratandose de tiempo libre lo utilizaria como eso, tiempo libre, es decir, tocarme los huevos y hacer algo que mole mientras tanto, pero no mas curro por favor...

Cdaae dijo...

Hombre, yo en mi tiempo libre, que es poco, voy al gimnasio tres veces por semana, el cine no lo dejo y me gusta ir a ver libros, dos veces por semana suelo ir a dos librerias de Bilbao.

De la tele me gusta alguna serie, pero como me las bajo por la mula pues, poco grabo, ahora me estoy grabando tru calling y sin más. Ahora, eso si, años hace que deje de ver la tele en directo.

Podria seguir, yo siempre digo que necesitare dos jubilaciones para hacer todo lo que quiero.

Tengo una lista enorme de lugares para visitar, y...mejor paro.

Abrazos, achuchones y demás a tutiplen.