31 enero 2008

De la locura

Nunca un titular periodístico me proporcionó tanta felicidad.



¿Cuánto falta para que todo el mundo piense que creer en un dios es simple y llanamente una locura?

3 comentarios:

El niño dijo...

Quizá no sea tanto una locura creer en Dios como el que en pleno vuelo un piloto quiera conversación directa...

steinkel dijo...

Eso fue culpa de Melendi, que iba en el avión, seguro.

Toxcatl dijo...

¿Y se puso Dios al habla con el?